TU FOTOGRAFÍA

Estando anoche en al cama
pensando en ti, vida mía,
que en tu ausencia
mi dolor no se calma,
contemplé tu fotografía
que me hizo soñar...
Esa fotografía me consuela
algunas veces,
otras... no lo puede lograr.
Mi corazón, mi mente, vuelan,
te buscan...
y no te pueden hallar;
elevo a Dios mis preces,
te beso sin cesar.
Y mi ser se estremece...
a ti quisiera besar.

De tanto y tanto pensar
el sueño me venció,
y dormido hube de quedar;
pues, no sé qué pasó
tras ese momento
de alucinación...

Pero... ya empiezo a recordar;
ahora sé que sucedió
en ese delicioso rato:
En mis manos se quedó
tu querido retrato
mientras, mi razón declinaba
y... ¡es eso tanto...!
Te veía, te llamaba,
vi que asentías,
que oías mi llamada.
Te acercaste a mi lecho...
¡Yo te amaba...!
¡Que feliz hecho,
Dios de mi alma!

Yo te besaba y te reías.
Yo reía y me besabas,
tus ojos llenos de alegría...
¡Que mirada!
En mis brazos te mantenía
y me amabas.
Estuvimos hasta casi
el día, sin cesar
hablando, como cuando
a mi lado te tenia.

Inigualable noche, no podrá
¡madre mía!
mi alma poder gozar.
¡Como me querías!
pero...¿Por qué
empiezo a llorar?
¿Es por tanta alegría?
Es por tan triste final...
que para desgracia mía,
al despertar...
¡Solo vi TU FOTOGRAFÍA!