TANGENTE RECUERDO Y MÁS CASTELLANÍAS

 

Este libro, es de dos vertientes, una el recuerdo de la desgracia ocurrida en 1968, al perder a mi mujer y a mis dos hijos en un accidente. Por eso es un recuerdo tangente, que me toca… y la otra faceta de libro sigue siendo el canto a Castilla, que es permanente en mi poesía. El prologuista de este libro dijo en él. “Aquél luctuoso accidente, moverá a su vida tocada por ese acontecimiento que le acompañará siempre, y al que se atreve a acercarse de la mano de Erato y Polimnia, musas que por los caminos de la poesía elegíaca y lírica intentan la catarsis del poeta. Aquél día lo plasma en tan bella y dura metáfora: “Negro agujero invertido de metal”

 


 

 TANGENTE RECUERDO

 

           SONETO

    Mi vida lleva tangente recuerdo,

que permaneciendo siempre conmigo,

casi es como un buen cómplice y amigo...,

sin tenerlo presente, de él me acuerdo.

 

   Es, a mi modo, tangente recuerdo,

porque es algo que sin estar conmigo                   

no deja de estarlo, y que no consigo

se vaya...No está, pero está, y soy cuerdo.

 

    Es mi eterno recuerdo doloroso

que, aunque yo no quiera, ya no me deja...

Y aunque me deje, conmigo hace reposo.

 

    Es tangente, porque me toca y no ceja...

y siempre lo llevo, cerca, conmigo.

­¡A fuer de verlo, el recuerdo es mi amigo!

 

                        * * *