PERFUMADA EN YERBABUENA
 

Este libro es una  selección de algunos de mis poemas, por la Editorial malagueña CORONA DEL SUR.


 Este es el poema que le da título:

        

                 PERFUMADA EN YERBABUENA
 

                               ROMANCE

 

                      Perfumada en yerbabuena

                   se va cayendo la tarde.

                   Se va cayendo y en su caída,

                   parece que el campo arde.

                      Perfumada de romero,

                   de torvisco y retamales,

                   la tarde se va cayendo...

                   Herida la noche sale.

                     Se esparce la niebla densa

                   enhebrada a los jarales.

                   Sobre el altivo altiplano

                   vuelan las aves rapaces.

                      Perfumada en yerbabuena

                   se va cayendo la tarde.

                   Se va cayendo y en su caída,

                   parece que el campo arde.

                      Se estira la aurora grana.

                   Vuelca el tintero de esmalte,

                   de esmalte negro en el cerro,

                   haciendo estrechos los valles.

                   Agoreras sombras crecen

                   aumentando mis pesares.

                   Se va suicidando el día,

                   después de morir la tarde.

                      Un toldo de noche negra

                   cubre páramo y pinares.

                   Mi alma se cubre de duelo,

                   la amapola llora sangre.

                      Perfumada en yerbabuena

                   se va cayendo la tarde.

                   Se va cayendo y en su caída,

                   parece que el campo arde.

                     Socava el negror mi ánimo,

                   ya el corazón no late.

                   ¿Cuándo llegarás, amor?

                   ¡Por favor..., no te retrases!

                      Que va creciendo la noche

                   después de morir la tarde.

                   Y en la ladera de mi alma

                   los espinos ya no caben.

                      Amada, no te demores.

                   Te espero en los encinares.

                   Si llega antes la alborada...

                   ¡No veré cómo el sol... sale!

                      Perfumada en yerbabuena

                   se va cayendo la tarde.

                   Se va cayendo y en su caída,

                   parece que el campo arde.
 

***