MADRE TIERRA

 

El prólogo de este libro, entre otras cosas dice: "Madre Tierra" es una antología poética donde hace el poeta una selección de los poemas más queridos por él en búsqueda de la luz en esta tierra: Castilla, evocando la de Alicante. Añade en esta antología una colección de poemas nuevos, inéditos, que engrandecen el presente volumen; así como sus primeros poemas de verso libre, en forma experimental, aunque siga siendo  lo suyo la poesía neoclásica. 

   En su deambular se fue encontrando caminos sin sombras, salidas, realización... y la sublimación del espíritu, expresada en nuevas y ricas vivencias en el devenir de la vida, que se va idealizando al poetizar, produciendo en el autor, un efecto liberador, catalizador. También alumbra nuevas dimensiones de espacios metafísicos, - meseta del alma -, en busca de mayor libertad para la luz, que no era libre, y actualmente lo es, y en ella vive,. “...y crecen los amplios espacios abiertos...” 

Paisajes recreados con la maestría de pintor impresionista, que nos acerca al borde mismo de nuestra sensibilidad. Hay que reconocerle a nuestro poeta y amigo, José María, que tiene sensibilidad, ojos, corazón y verbo castellanos, aunque, por azar, naciera junto al mar, allá en Alicante; volviendo a Valladolid, la tierra de sus padres y ya suya, formando una simbiosis con el paisaje castellano que tanto le recuerda a su mar, y sus sentimientos. Simbiosis que funcionó a la perfección en la búsqueda de esa luz que tanto perseguía con mirada agradecida y crítica. Mirada vivaz, narrativa y pictórica que verbaliza en profundas y hermosas imágenes. Sobresalen sus originales e inspiradas metáforas en estos delicados poemas de una tarde herida, pero que a pesar de todo: "Quisiera ver la luz  en mi poesía, para que luzca en mis atardeceres y ¡herida la tarde tenga alegría!, dice el autor de: "MADRE TIERRA".
 


Este es el primer poema del libro:

 

    ROMANCE A LA MADRE TIERRA  

          

                     No demorará la Madre

                   abrirme su amado seno...

                   Yo busqué‚ siempre la luz

                   en mi vida con esmero.

                  

  No desdeñaré la sombra

                   cuando repose en el suelo,

                   que también se nubla, a veces,

                   el cóncavo arco del cielo.

                     No tiré espinas de rosa... 

                   que me las clavé en el cuerpo.

                   No fui débil... ­ ¡temerario! -

                   que me hizo fuerte el recuerdo.

                     No puedo ahora quejarme...

                   pues hasta el amor fue bueno

                   conmigo, dándome amable

                   un amor que será eterno...

 

                     No demorará la Madre

                   abrirme su amado seno,

                   bajando de la sórdida

                   y dura cama de fuego,

                   en la que, en mil cien traiciones,

                   la vida me dejó muerto.

 

                     Prepárame, Madre Tierra,

                   sábana en tejido de heno,

                   almohada de anacardo

                   y cobertores de espliego.

                   Quiero, cuando llegue la hora,

                   todo esté por ti dispuesto.

 

                     Madre, que me cubra el aire

                   de los arriscados cerros

                   y el sol temple con cálidos

                   rayos... que llegue a mis huesos.

                        Y las rojas amapolas

                   crecerán sobre mi sueño,

                   dando a la sangre, ya ausente,

                   color que no tendré muerto.

                     Los trigos y las retamas,

                   que son el color del pueblo,

                   seguirán arrebolando

                   como banderas al viento.

 

                     No quiero lágrimas huecas

                   cuando ya duerma en tu seno...

                   Mejor desearía me recuerden,

                   cuando reciten mis versos...

                   mejor, que al atardecer,

                   recuerden al poeta muerto.
 

                                  * * *                  

                  

           Hay lamentos que se escuchan

                   en el eco del silencio...

 

           Y lágrimas que se vierten

                   en un profundo mar denso.

         El reflujo de pleamar

                   lágrimas salpica al viento.

         Y el recuerdo se refleja

                   en duro muro del tiempo,

         viéndose en, su espejo pétreo,

                   el pretérito imperfecto.

 

           Hay lamentos que se escuchan

                   en el eco del silencio...

 

           Ese silencio repetido

                   hiere y dobla mi tormento.

         Así se me fue muriendo

                   el alma, en corazón muerto:

         Sin espejarse el quejido

                   se reflejaba el lamento...

         Sin reverberarse el llanto

                   la lágrima se volvió eco...

 

           Hay lamentos que se escuchan

                   en el eco del silencio...