ALICANTE, MI BLANCA CIUDAD NATAL


Recuerdo mi niñez entre palmeras
en fila, en pulido paseo sobre el mar
azul, como su cielo con viento austral.
Recuerdo sus playas de blanca arena.
¡Recuerdo! -aún la guardo en mi cartera-
alguna foto, sobre blanco alazán
de cartón-piedra, a punto de cabalgar
sobre el pulido paseo de palmeras.

¡Alicante, mi blanca ciudad natal!
Ante tus claros ojos, aprendí a mirar,
dejando en los míos, que por siempre guardo,
tu luz. Tu sol pintado en arco célico,
sobre el mar, tal como un óleo onírico.
Santa Bárbara. Mar, cielo... ¡Me acuerdo!